El turismo: las nuevas utopias consumistas latinoamericanas

Translated title of the contribution: Tourism: the new Latin American consumer utopias

Research output: Other contributionResearch

Abstract

En este capítulo de la reflexión colectiva sobre “América Latina 2020” proponemos el siguiente argumento: el turismo es una de las utopías centrales de las sociedades latinoamericanas contemporáneas, convirtiendo a los espacios y agentes centrales de la actividad turística en uno de los espacios principales de poder de esta región. Esto está generando un cambio en la economía, la política, la cultura pero también en el uso de los espacios sociales en Latinoamérica.

El turismo es una de las actividades más importantes dentro de las económicas de la región Latinoamericana, generando una creciente cantidad de empleos, inversión y divisas, pero también produciendo transformaciones en la soberanía, la planeación, la cultura y el medio ambiente, por mencionar algunos temas. Esto hace que la reflexión académica alrededor del turismo se convierta en significativa, principalmente al plantearnos cuáles pueden ser los temas centrales que transformaran o delimiten el futuro de esta región.

El turismo ha estado presente al menos desde el imperio romano, destinado exclusivamente a las elites. Con el desarrollo de los modernos medios mecánicos de comunicación (el ferrocarril y el automóvil), el turismo fue transformado en una actividad accesible a una mayor cantidad de personas hasta convertirse en una fenómeno de masas. El crecimiento del turismo dentro de las sociedades latinoamericanas es un proceso inacabado que comenzó su mayor crecimiento en la segunda mitad del siglo XX, manifestándose con una mayor fuerza en las primeras décadas del siglo XXI.

En Latinoamérica el turismo no inició como un proyecto propio, sino fue traído por los colonizadores europeos que encontraron en esta región una serie de características imaginarias relacionadas con espacios utópicos, como el “paraíso perdido”. Este comienzo del turismo latinoamericano como una actividad de elites y pensando como una forma de alejarse del mundo cotidiano parecen seguir afectando la manera en que son edificados los espacios pensados para el turismo: utopías de consumo donde sólo aquellos que tienen los recursos pueden acceder.

Como buscaremos demostrar a lo largo de este capítulo, el turismo en Latinoamérica no sólo constituye un modelo utópico para los turistas, sino para los gobiernos de los países de esta región. Dentro de la planeación gubernamental latinoamericana las zonas turísticas constituyen vías de acceso al desarrollo de regiones que hasta este momento no habían logrado generar ninguna actividad productiva. El turismo otorga acceso a financiamiento, crecimiento en las tasas de empleo y una entrada de divisas. Sin embargo, como toda utopía, la del turismo tiene una serie de consecuencias negativas una vez que es llevada a la práctica: los empleos creados son mayoritariamente temporales y de bajos salarios, la desigualdad económica y social en los lugares turísticos lejos de disminuir aumenta y en diversas localidades el turismo parece enajenar la cultura de su propios creadores a fin de convertir esta en productos o representaciones para los turistas. Pero no sólo ello, el turismo genera nuevas formas de colonialismo político y económico a mano de las compañías internacionales que controlan los consorcios hoteleros o las líneas aéreas, dejando poco margen de soberanía a las localidades donde se asientan los complejos turísticos. Esto no implica que el turismo sea por sí mismo una actividad que condene a una localidad a la degradación o la desigualdad, pero si implica la necesidad sobre reflexionar ante el creciente entusiasmo con el que los gobiernos latinoamericanos adoptan al turismo como la solución ante sus problemas.

El crecimiento del turismo en la región Latinoamericana es parte de una transformación general de las sociedades (post) modernas, donde la producción ha dejado de ser uno de los ejes centrales de organización de los intercambios sociales para ceder esta posición al consumismo. Esto significa un nuevo modelo de construcción de identidad de los sujetos pero también en el rol asignado a distintas actividades productivas. El modelo de las sociedades de consumo (Bauman, 2007) nos permiten entender la relación que existe entre las transformaciones sociales y el crecimiento del fenómeno turístico. En las sociedad actuales de consumidores el turismo es uno de los productos que re-construye las identidades y orienta los ciclos temporales de las personas. La orientación social hacia el consumo tendrá consecuencias importantes en una región como la latinoamericana, donde existen grandes desigualdades económicas y culturales. Una importante parte de la población de esta región continuará siendo excluida de las nuevas utopías que representan los lugares turísticos, con el riesgo de que esta exclusión los aleje de su propia cultura. En términos de análisis social, esto representa también una transformación en la manera en que pensamos al turismo: pasó de ser una actividad concerniente a elites o “pequeños burgueses”, un tema de “ocio” para convertirse en un eje central en la constitución de la identidad y el funcionamiento de la economía y los espacios globales y locales (Hiernaux, 2008).
Original languageSpanish
Publication date26 Jan 2019
Publication statusPublished - 26 Jan 2019

Fingerprint

Utopia
Tourism
Elites

Keywords

  • Latin American consumer, utopia, tourism

Cite this

@misc{1c01f2a88a0241a1b3586d41916577d4,
title = "El turismo: las nuevas utopias consumistas latinoamericanas",
abstract = "En este cap{\'i}tulo de la reflexi{\'o}n colectiva sobre “Am{\'e}rica Latina 2020” proponemos el siguiente argumento: el turismo es una de las utop{\'i}as centrales de las sociedades latinoamericanas contempor{\'a}neas, convirtiendo a los espacios y agentes centrales de la actividad tur{\'i}stica en uno de los espacios principales de poder de esta regi{\'o}n. Esto est{\'a} generando un cambio en la econom{\'i}a, la pol{\'i}tica, la cultura pero tambi{\'e}n en el uso de los espacios sociales en Latinoam{\'e}rica.El turismo es una de las actividades m{\'a}s importantes dentro de las econ{\'o}micas de la regi{\'o}n Latinoamericana, generando una creciente cantidad de empleos, inversi{\'o}n y divisas, pero tambi{\'e}n produciendo transformaciones en la soberan{\'i}a, la planeaci{\'o}n, la cultura y el medio ambiente, por mencionar algunos temas. Esto hace que la reflexi{\'o}n acad{\'e}mica alrededor del turismo se convierta en significativa, principalmente al plantearnos cu{\'a}les pueden ser los temas centrales que transformaran o delimiten el futuro de esta regi{\'o}n. El turismo ha estado presente al menos desde el imperio romano, destinado exclusivamente a las elites. Con el desarrollo de los modernos medios mec{\'a}nicos de comunicaci{\'o}n (el ferrocarril y el autom{\'o}vil), el turismo fue transformado en una actividad accesible a una mayor cantidad de personas hasta convertirse en una fen{\'o}meno de masas. El crecimiento del turismo dentro de las sociedades latinoamericanas es un proceso inacabado que comenz{\'o} su mayor crecimiento en la segunda mitad del siglo XX, manifest{\'a}ndose con una mayor fuerza en las primeras d{\'e}cadas del siglo XXI.En Latinoam{\'e}rica el turismo no inici{\'o} como un proyecto propio, sino fue tra{\'i}do por los colonizadores europeos que encontraron en esta regi{\'o}n una serie de caracter{\'i}sticas imaginarias relacionadas con espacios ut{\'o}picos, como el “para{\'i}so perdido”. Este comienzo del turismo latinoamericano como una actividad de elites y pensando como una forma de alejarse del mundo cotidiano parecen seguir afectando la manera en que son edificados los espacios pensados para el turismo: utop{\'i}as de consumo donde s{\'o}lo aquellos que tienen los recursos pueden acceder. Como buscaremos demostrar a lo largo de este cap{\'i}tulo, el turismo en Latinoam{\'e}rica no s{\'o}lo constituye un modelo ut{\'o}pico para los turistas, sino para los gobiernos de los pa{\'i}ses de esta regi{\'o}n. Dentro de la planeaci{\'o}n gubernamental latinoamericana las zonas tur{\'i}sticas constituyen v{\'i}as de acceso al desarrollo de regiones que hasta este momento no hab{\'i}an logrado generar ninguna actividad productiva. El turismo otorga acceso a financiamiento, crecimiento en las tasas de empleo y una entrada de divisas. Sin embargo, como toda utop{\'i}a, la del turismo tiene una serie de consecuencias negativas una vez que es llevada a la pr{\'a}ctica: los empleos creados son mayoritariamente temporales y de bajos salarios, la desigualdad econ{\'o}mica y social en los lugares tur{\'i}sticos lejos de disminuir aumenta y en diversas localidades el turismo parece enajenar la cultura de su propios creadores a fin de convertir esta en productos o representaciones para los turistas. Pero no s{\'o}lo ello, el turismo genera nuevas formas de colonialismo pol{\'i}tico y econ{\'o}mico a mano de las compa{\~n}{\'i}as internacionales que controlan los consorcios hoteleros o las l{\'i}neas a{\'e}reas, dejando poco margen de soberan{\'i}a a las localidades donde se asientan los complejos tur{\'i}sticos. Esto no implica que el turismo sea por s{\'i} mismo una actividad que condene a una localidad a la degradaci{\'o}n o la desigualdad, pero si implica la necesidad sobre reflexionar ante el creciente entusiasmo con el que los gobiernos latinoamericanos adoptan al turismo como la soluci{\'o}n ante sus problemas. El crecimiento del turismo en la regi{\'o}n Latinoamericana es parte de una transformaci{\'o}n general de las sociedades (post) modernas, donde la producci{\'o}n ha dejado de ser uno de los ejes centrales de organizaci{\'o}n de los intercambios sociales para ceder esta posici{\'o}n al consumismo. Esto significa un nuevo modelo de construcci{\'o}n de identidad de los sujetos pero tambi{\'e}n en el rol asignado a distintas actividades productivas. El modelo de las sociedades de consumo (Bauman, 2007) nos permiten entender la relaci{\'o}n que existe entre las transformaciones sociales y el crecimiento del fen{\'o}meno tur{\'i}stico. En las sociedad actuales de consumidores el turismo es uno de los productos que re-construye las identidades y orienta los ciclos temporales de las personas. La orientaci{\'o}n social hacia el consumo tendr{\'a} consecuencias importantes en una regi{\'o}n como la latinoamericana, donde existen grandes desigualdades econ{\'o}micas y culturales. Una importante parte de la poblaci{\'o}n de esta regi{\'o}n continuar{\'a} siendo excluida de las nuevas utop{\'i}as que representan los lugares tur{\'i}sticos, con el riesgo de que esta exclusi{\'o}n los aleje de su propia cultura. En t{\'e}rminos de an{\'a}lisis social, esto representa tambi{\'e}n una transformaci{\'o}n en la manera en que pensamos al turismo: pas{\'o} de ser una actividad concerniente a elites o “peque{\~n}os burgueses”, un tema de “ocio” para convertirse en un eje central en la constituci{\'o}n de la identidad y el funcionamiento de la econom{\'i}a y los espacios globales y locales (Hiernaux, 2008).",
keywords = "Latin American consumer, utopia, tourism",
author = "Helene Balslev",
year = "2019",
month = "1",
day = "26",
language = "Spansk",
type = "Other",

}

El turismo: las nuevas utopias consumistas latinoamericanas. / Balslev, Helene.

2019, .

Research output: Other contributionResearch

TY - GEN

T1 - El turismo: las nuevas utopias consumistas latinoamericanas

AU - Balslev, Helene

PY - 2019/1/26

Y1 - 2019/1/26

N2 - En este capítulo de la reflexión colectiva sobre “América Latina 2020” proponemos el siguiente argumento: el turismo es una de las utopías centrales de las sociedades latinoamericanas contemporáneas, convirtiendo a los espacios y agentes centrales de la actividad turística en uno de los espacios principales de poder de esta región. Esto está generando un cambio en la economía, la política, la cultura pero también en el uso de los espacios sociales en Latinoamérica.El turismo es una de las actividades más importantes dentro de las económicas de la región Latinoamericana, generando una creciente cantidad de empleos, inversión y divisas, pero también produciendo transformaciones en la soberanía, la planeación, la cultura y el medio ambiente, por mencionar algunos temas. Esto hace que la reflexión académica alrededor del turismo se convierta en significativa, principalmente al plantearnos cuáles pueden ser los temas centrales que transformaran o delimiten el futuro de esta región. El turismo ha estado presente al menos desde el imperio romano, destinado exclusivamente a las elites. Con el desarrollo de los modernos medios mecánicos de comunicación (el ferrocarril y el automóvil), el turismo fue transformado en una actividad accesible a una mayor cantidad de personas hasta convertirse en una fenómeno de masas. El crecimiento del turismo dentro de las sociedades latinoamericanas es un proceso inacabado que comenzó su mayor crecimiento en la segunda mitad del siglo XX, manifestándose con una mayor fuerza en las primeras décadas del siglo XXI.En Latinoamérica el turismo no inició como un proyecto propio, sino fue traído por los colonizadores europeos que encontraron en esta región una serie de características imaginarias relacionadas con espacios utópicos, como el “paraíso perdido”. Este comienzo del turismo latinoamericano como una actividad de elites y pensando como una forma de alejarse del mundo cotidiano parecen seguir afectando la manera en que son edificados los espacios pensados para el turismo: utopías de consumo donde sólo aquellos que tienen los recursos pueden acceder. Como buscaremos demostrar a lo largo de este capítulo, el turismo en Latinoamérica no sólo constituye un modelo utópico para los turistas, sino para los gobiernos de los países de esta región. Dentro de la planeación gubernamental latinoamericana las zonas turísticas constituyen vías de acceso al desarrollo de regiones que hasta este momento no habían logrado generar ninguna actividad productiva. El turismo otorga acceso a financiamiento, crecimiento en las tasas de empleo y una entrada de divisas. Sin embargo, como toda utopía, la del turismo tiene una serie de consecuencias negativas una vez que es llevada a la práctica: los empleos creados son mayoritariamente temporales y de bajos salarios, la desigualdad económica y social en los lugares turísticos lejos de disminuir aumenta y en diversas localidades el turismo parece enajenar la cultura de su propios creadores a fin de convertir esta en productos o representaciones para los turistas. Pero no sólo ello, el turismo genera nuevas formas de colonialismo político y económico a mano de las compañías internacionales que controlan los consorcios hoteleros o las líneas aéreas, dejando poco margen de soberanía a las localidades donde se asientan los complejos turísticos. Esto no implica que el turismo sea por sí mismo una actividad que condene a una localidad a la degradación o la desigualdad, pero si implica la necesidad sobre reflexionar ante el creciente entusiasmo con el que los gobiernos latinoamericanos adoptan al turismo como la solución ante sus problemas. El crecimiento del turismo en la región Latinoamericana es parte de una transformación general de las sociedades (post) modernas, donde la producción ha dejado de ser uno de los ejes centrales de organización de los intercambios sociales para ceder esta posición al consumismo. Esto significa un nuevo modelo de construcción de identidad de los sujetos pero también en el rol asignado a distintas actividades productivas. El modelo de las sociedades de consumo (Bauman, 2007) nos permiten entender la relación que existe entre las transformaciones sociales y el crecimiento del fenómeno turístico. En las sociedad actuales de consumidores el turismo es uno de los productos que re-construye las identidades y orienta los ciclos temporales de las personas. La orientación social hacia el consumo tendrá consecuencias importantes en una región como la latinoamericana, donde existen grandes desigualdades económicas y culturales. Una importante parte de la población de esta región continuará siendo excluida de las nuevas utopías que representan los lugares turísticos, con el riesgo de que esta exclusión los aleje de su propia cultura. En términos de análisis social, esto representa también una transformación en la manera en que pensamos al turismo: pasó de ser una actividad concerniente a elites o “pequeños burgueses”, un tema de “ocio” para convertirse en un eje central en la constitución de la identidad y el funcionamiento de la economía y los espacios globales y locales (Hiernaux, 2008).

AB - En este capítulo de la reflexión colectiva sobre “América Latina 2020” proponemos el siguiente argumento: el turismo es una de las utopías centrales de las sociedades latinoamericanas contemporáneas, convirtiendo a los espacios y agentes centrales de la actividad turística en uno de los espacios principales de poder de esta región. Esto está generando un cambio en la economía, la política, la cultura pero también en el uso de los espacios sociales en Latinoamérica.El turismo es una de las actividades más importantes dentro de las económicas de la región Latinoamericana, generando una creciente cantidad de empleos, inversión y divisas, pero también produciendo transformaciones en la soberanía, la planeación, la cultura y el medio ambiente, por mencionar algunos temas. Esto hace que la reflexión académica alrededor del turismo se convierta en significativa, principalmente al plantearnos cuáles pueden ser los temas centrales que transformaran o delimiten el futuro de esta región. El turismo ha estado presente al menos desde el imperio romano, destinado exclusivamente a las elites. Con el desarrollo de los modernos medios mecánicos de comunicación (el ferrocarril y el automóvil), el turismo fue transformado en una actividad accesible a una mayor cantidad de personas hasta convertirse en una fenómeno de masas. El crecimiento del turismo dentro de las sociedades latinoamericanas es un proceso inacabado que comenzó su mayor crecimiento en la segunda mitad del siglo XX, manifestándose con una mayor fuerza en las primeras décadas del siglo XXI.En Latinoamérica el turismo no inició como un proyecto propio, sino fue traído por los colonizadores europeos que encontraron en esta región una serie de características imaginarias relacionadas con espacios utópicos, como el “paraíso perdido”. Este comienzo del turismo latinoamericano como una actividad de elites y pensando como una forma de alejarse del mundo cotidiano parecen seguir afectando la manera en que son edificados los espacios pensados para el turismo: utopías de consumo donde sólo aquellos que tienen los recursos pueden acceder. Como buscaremos demostrar a lo largo de este capítulo, el turismo en Latinoamérica no sólo constituye un modelo utópico para los turistas, sino para los gobiernos de los países de esta región. Dentro de la planeación gubernamental latinoamericana las zonas turísticas constituyen vías de acceso al desarrollo de regiones que hasta este momento no habían logrado generar ninguna actividad productiva. El turismo otorga acceso a financiamiento, crecimiento en las tasas de empleo y una entrada de divisas. Sin embargo, como toda utopía, la del turismo tiene una serie de consecuencias negativas una vez que es llevada a la práctica: los empleos creados son mayoritariamente temporales y de bajos salarios, la desigualdad económica y social en los lugares turísticos lejos de disminuir aumenta y en diversas localidades el turismo parece enajenar la cultura de su propios creadores a fin de convertir esta en productos o representaciones para los turistas. Pero no sólo ello, el turismo genera nuevas formas de colonialismo político y económico a mano de las compañías internacionales que controlan los consorcios hoteleros o las líneas aéreas, dejando poco margen de soberanía a las localidades donde se asientan los complejos turísticos. Esto no implica que el turismo sea por sí mismo una actividad que condene a una localidad a la degradación o la desigualdad, pero si implica la necesidad sobre reflexionar ante el creciente entusiasmo con el que los gobiernos latinoamericanos adoptan al turismo como la solución ante sus problemas. El crecimiento del turismo en la región Latinoamericana es parte de una transformación general de las sociedades (post) modernas, donde la producción ha dejado de ser uno de los ejes centrales de organización de los intercambios sociales para ceder esta posición al consumismo. Esto significa un nuevo modelo de construcción de identidad de los sujetos pero también en el rol asignado a distintas actividades productivas. El modelo de las sociedades de consumo (Bauman, 2007) nos permiten entender la relación que existe entre las transformaciones sociales y el crecimiento del fenómeno turístico. En las sociedad actuales de consumidores el turismo es uno de los productos que re-construye las identidades y orienta los ciclos temporales de las personas. La orientación social hacia el consumo tendrá consecuencias importantes en una región como la latinoamericana, donde existen grandes desigualdades económicas y culturales. Una importante parte de la población de esta región continuará siendo excluida de las nuevas utopías que representan los lugares turísticos, con el riesgo de que esta exclusión los aleje de su propia cultura. En términos de análisis social, esto representa también una transformación en la manera en que pensamos al turismo: pasó de ser una actividad concerniente a elites o “pequeños burgueses”, un tema de “ocio” para convertirse en un eje central en la constitución de la identidad y el funcionamiento de la economía y los espacios globales y locales (Hiernaux, 2008).

KW - Latin American consumer, utopia, tourism

M3 - Andet bidrag

ER -